10 Consejos para una buena nutrición infantil
El desarrollo de un niño depende en gran medida de una alimentación sana y balanceada. Nos corresponde a nosotros como padres crear buenos hábitos alimenticios en nuestros hijos.
Comparte "10 Consejos para una buena nutrición infantil" en tus redes sociales
 
04 de Febrero, 2015

Desde su infancia, debemos crear en nuestros hijos hábitos alimenticios saludables que serán fundamentales para su sano desarrollo. Como padres, debemos asegurarnos de ofrecerles todos los nutrientes que sus pequeños, pero grandes cuerpos necesitan. Guiar a nuestros hijos a una sana alimentación, explicándoles la diferencia entre alimentos nutritivos y alimentos que dañan nuestra salud, es una tarea que debemos realizar y predicar con el ejemplo.

Aquí te presentamos algunos consejos que te servirán para crear en tus hijos buenos hábitos alimenticios.

  1. El desayuno es el alimento más importante del día, por lo que nunca debes dejar a tu hijo sin su primer alimento. Asegúrate que éste le aporte los nutrientes necesarios y no sólo lo llene de azúcares. Por ejemplo, un desayuno ideal para los niños es aquél que contenga lácteos (leche, queso, yogurt), frutas y vegetales, algunas grasas (aceite de oliva o margarina) e hidratos de carbono (galletas, cereales o pan).
  2. Trata que tu hijo haga cinco comidas al día: desayuno, snack saludable de media mañana, comida, merienda y cena. Los nutriólogos recomiendan hacerlo de esta forma para así asegurar una alimentación completa, rica en vitaminas y minerales que ayude a los pequeños a desarrollarse y crecer plenamente.
  3. Si tu hijo es de los que dicen “no me gusta” antes de probar algún alimento nuevo, intenta crear platillos agradables a su vista. El ver formas y colores diferentes en cada platillo hace que el niño se interese en probarlos. Trata, por ejemplo, un hotcake con ojos de uva, nariz de fresa y boca de durazno... tu imaginación es el límite.
  4. Siempre asegúrate de incluir una dieta variada y equilibrada en cada comida. Esto permitirá alcanzar los nutrientes necesarios que ayudarán a tu hijo a combatir enfermedades y a desarrollarse sanamente. Una dieta diaria equilibrada contiene: carne, pescado o huevo, cereales, legumbres y verduras, lácteos o frutas de postre y de 4 a 5 cucharadas de aceite de oliva. Adicionalmente, es imporante que ingiera agua durante todo el día.
  5. Comer a sus horas también es importante. Procura tener una rutina que te permita comer siempre a la misma hora y en familia. Evita las distracciones, como por ejemplo la televisión. Ésto hará que compartir los alimentos sea más agradable y al mismo tiempo permita una buena plática y convivencia.
  6. Nunca obligues a tu hijo a comer, tampoco lo castigues diciéndole que si no come sus vegetales no juega, ya que esto solo creará en tu hijo repulsión y siempre verá a los vegetales o algún otro alimento de manera negativa.
  7. Recuerda que somos el ejemplo de nuestros hijos, procura llevar y seguir el mismo estilo de vida que deseas formar en ellos. No podemos impedirle a nuestro hijo que coma “papitas” o que tome “refresco” si nos ve haciéndolo a nosotros.
  8. Tomar agua es muy importante para el cuerpo, así que procura que tu hijo consuma este vital líquido. Mantenerlo hidratado con agua natural es de suma importancia. Se recomienda que los niños tomen de 4 a 5 vasos de agua al día.
  9. Incluye a tu hijo cuando vayas a hacer el súper. Deja que te ayude a escoger las frutas y verduras para que vea toda la variedad de alimentos que existen. Explícale que estos alimentos son buenos y esenciales para estar siempre saludable.
  10. Procura incluirlo en la preparación  de los alimentos. El saber que los está preparando puede ayudar a que los consuma con agrado.

Y recuerda, acudir con un nutriólogo / nutricionista no es sinónimo de problema de peso, al contrario, un especialista puede ayudar a establecer hábitos alimenticios sanos para nuestros hijos, sobre todo en esta época en la que existen tantos productos industrializados, que dificultan dicha tarea.