microblading
Actualmente se encuentra la moda de unas cejas pobladas, extensas y bien tupidas.
Comparte "Cuando el Microblading sale mal" en tus redes sociales
 
01 de Abril, 2018

El problema es que muy pocas mujeres tenemos la suerte de tenerlas así, por lo cual, existen opciones temporales como el maquillaje, la henna o hasta un gel con pequeñas fibras que asemejan los vellos.

Si eres de las que no tienen tiempo para nada, pero disfrutas estar siempre arreglada, seguramente ya conoces la opción del microblading, que es un tatuaje semi temporal (no lo confundas con los que salen en las papitas) que dura desde meses hasta años, esto según, la calidad de la aplicación, cuidados personales, y tintas usadas.

El proceso es sencillo Asistes a una clínica de belleza dónde se te realiza un diseño de ceja, se iguala tu color natural y posteriormente, se traza pelo por pelo tu ceja. En algunos casos incluyen un sombreado degradado para dar una apariencia más voluminosa.

Hasta ahí todo lindo ¿No? Todo son juegos y bromas, hasta que te das cuenta que te dejaron una ceja chueca o que de plano, te dibujaron los pelos más gruesos que la barba de un pirata.

Y bueno, por muy horroroso que se sienta, asistiendo con un #dermatólogo, podrás regresar a la normalidad eventualmente si solo tuviste problemas con el diseño.

La situación se complica más, si tu problema es otro.

Para casi cualquier profesión, se requiere un título que avale la capacidad del profesionista, para que te des una idea, imagínate consultar con un doctor que nunca fue a la escuela o que tiene mucha teoría pero jamás practicó, ¿Suena peligroso no?

Así es hacerte procedimientos de belleza con tu comadre de la esquina. El proceso del microblading es muy similar al de un tatuaje, por lo cual, la higiene y pulcritud de los materiales y herramientas, es indispensable para evitar una infección o algo peor.

¿Qué puede salir mal?

Reacción alérgica De inicio, puedes desarrollar una reacción alérgica a las pinturas, mismas que te pueden ocasionar: Dolor, inflamación, o erupciones en la piel.

Para prevenir esto, asegúrate de hacer una prueba en tu brazo, y espera 24 horas antes de realizarte el procedimiento. Si notas algún cambio en tu piel o sientes comezón, no te realices el procedimiento.

Infecciones severas Herramientas sucias, pueden portar bacterias que se introducirían en tu piel. Pero esto no es todo, una herramienta sin higiene, puede transmitir el virus del VIH o incluso Hepatitis B o C.

Para evitar una tragedia como ésta, asegúrate de que el lugar esté avalado por la Cofepris con una licencia sanitaria, revisa las instalaciones antes de realizarte el procedimiento, por ejemplo, observa si los técnicos usan tapabocas o guantes. Si algo no te cuadra, mejor sal de ahí.

El precio no es garantía de calidad Finalmente, considera que la calidad del servicio no tiene que ir de la mano con el costo, ya que en algunos lugares inflarán los precios para cubrir la demanda, pero no necesariamente ofrecen garantías o las mejores instalaciones.

¿Tienes una historia que contar de Microblading?

¡Compártela en los comentarios!

Doctores recomendados